¡Vaya día!

Ese día, para Juan comenzó como cualquier otro. Cuando su despertador sonó exactamente a las 6:18, no podría haber imaginado todo lo que le esperaba en las próximas horas.

The End

12 comments about this story Feed