Se despertó.

Se despertó como cada mañana, justo a las 6:04. Este despertador ha funcionado a la perfección desde hace más de ocho años. Con excepción del domingo, siempre suena a las 6:04.

Después de su acostumbrado minuto de desperezamiento, Paco se levantó directo hacia el baño. Le gusta comenzar el día con su aseo personal. Sólo que el día de hoy, precisamente hoy las cosas iban a resultar muy diferentes.

The End

0 comments about this story Feed