Reencuentro con Abril en la playaMature

Aarón se encontraba tumbado en la toalla, cuando una mujer de melena castaña, corta, ondulada, y un original trikini blanco compuesto de la parte de arriba y abajo de un bikini y estas sujetas por tres cadenas que le pasaban por el abdomen de la muchacha, se le acerca.

-¿Aarón? ¿Eres Aarón Martín Bernard? -preguntó la joven.

-Sí, soy yo. -dijo el chico un poco sorprendido de que la muchacha supiera su nombre y apellidos.

-Soy Abigail Petit Richard, tu compañera del colegio, ¿te acuerdas?

Al oir el nombre recordó a una niña del colegio con ese nombre, que desde el primer día se convirtieron en grandes amigos, pero al acabar el colegio ella desapareció de su vida porque sus padres se tuvieron que mudar por motivos laborales. Y la chica que tenía delante de él se parecía mucho a ella, tanto como que era ella misma.

-¡Abigail! No te había reconocido con ese aspecto, antes eras morena, ¿Cómo estas?

Ella se agachó a darle dos besos y le respondió:

-Muy bien, ¿y tú?

-Bueno, bien, no me quejo.

-Espera que traigo las cosas y me pongo aquí contigo y así hablamos un rato. Que alegría volverte a encontrar. -dijo ella alejándose.

Cuando se sentó a Aarón la preguntó:

-Y, ¿Que es de tu vida?

-Pues trabajo en un poco de todo, y colaboro en una asociación con personas que tienen la misma discapacidad que tú.

-¿Y eso? ¿Tienes un hijo con Espina Bífida como yo?

-No, no tengo hijos. Pero, como sabes tengo una hermana que es dependiente y, además, aunque no te lo creas, siempre has estado en mi mente y en cuanto pude decidí ayudar a gente como vosotros. -se quedaron unos segundos mirandose a los ojos y siguió hablando -pero antes de eso estuve recorriendo Andalucía, donde hice un curso de catador de vinos y degusté los vinos del Condado de Huelva, Jerez-Xéres-Sherry, Manzanilla-Sanlucar de Barrameda, Málaga, Montilla-Moriles, Bailén, Contraviesa-Alpujarra, Aljarafe, Laujar, Lopera, y en definitiva toda Andalucía en busca de buenos vinos.

-Veo que te gusta el vino. ¿Cómo está Ada?

-Pues antes de ir no me gustaba, pero estando allí me ofrecieron, lo probé y a partir de eso me aficioné. En cuanto a Ada, no quiere salir de casa, y sus padres la sobreprotegen demasiado, de vez en cuando hablo con ellos pero no me quieren hacer caso y ella sólo les hace caso a ellos, y por culpa de eso no tiene amigos ni se relaciona con nadie.

-Pobre, debería de salir y conocer gente.

-Sí, lo sé, pero...- ambos muchachos se quedaron un rato pensativos.

Estuvieron hablando durante largo rato, hasta que Aarón dijo:

-Me tengo que ir ya. -dijo Aarón.

-¿Tan pronto? Si son sólo las seis y media y ahora es cuando mejor se está. -dijo la chica un poco decepcionada.

-Es que a las siete cierran los servicios públicos y ya no podré cambiarme y a mi me cuesta un rato.

-¿A las siete? ¿Tan pronto?

-Sí, a partir de esa hora como no vayas a un bar ya no puedes ir a mear a los servicios públicos.

-Pues no debería de ser así. Pero bueno, por eso no te preocupes, yo vivo ahí mismo, te puedes duchar y vestirte si quieres en mi casa. Anda, quédate.

Aarón se quedó pensativo unos segundos y luego contestó -Vale, me quedo. -le apetecía mucho quedarse un rato más con Abril después de tantos años sin verla.

-Vamos a bañarnos.

The End

0 comments about this story Feed