Perdí la capacidad del lenguaje.

Se preguntarán ustedes cómo es que escribo entonces. Bien; he hecho un escubrimiento: no escribo, pienso. Lo que ustedes leen es mi pensamiento, traducido a su idioma y transcrito a sus caracteres. Al fin y al cabo, soy japonés, y muy avanzado en I+D. Así que resulta que puedo hablar cualquier lengua, siempre que usted la hable. Desgraciadamente, sin embargo, no puedo entender nada de lo que usted me diga, porque pocos humanos hay capaces de pensar lo que dicen por encima de las palabras que emplean para decirlo. No obstante, comprendo la importancia de mi descubrimiento, y sé que su trascendencia me hace vulnerable.

The End

0 comments about this story Feed