Algo más

Lo que no había quedado claro era el contenido de unas cajas que se encontraban en una de las estanterías en el interior del comedor. Las cajas (según la explicación de Abel) pertenecían a un previo inquilino que se fue de improvisto y de quien, según Abel, se desconocía el paradero. Tal inquilino, un hombre de negocios y escritor durante su tiempo libre, había apalabrado el alquiler hace dos meses pero su estancia fue más corta de lo acordado  y tan sólo dejó una nota sobre la mesa indicando que las cajas serían recogidas por otro individuo de nacionalidad canadiense llamado Matthew Bronze.

 

 

The End

0 comments about this story Feed