La vidorra en Miami

!acabáramos! Llegué a mi país soňado. Las playas, las casas grandes y las chicas guapas... Todo eso me gustaba muchísimo. Quería estar allí hasta el muerte. Para vivir allí yo nececitaba una casa. Pero averigué que el dinero que obtuve para mis dientes no bastaba para comprar la casa en Miami.  Por eso quería casarse con una anciana muy rica que reconocí en la playa. Después nos casamos y desde ese momento yo tenía mucho dinero y también muchas pichonas. Ningún asasino, ningunas problemas solamente la vidorra.

The End

13 comments about this story Feed