¡Qué demonios! ¡Regresemos al año 1960 y patentémosla nosotros!

Madrid, año 1960

Oficina de Patentes

¿Cómo que no podemos registrar una bebida sin traer una muestra de la misma?

¡Horreur, con esto no contábamos! ¿Qué hacemos ahora?

The End

2 comments about this story Feed