Los Ciruelos

Tus ojos brillan,

Como las estrellas que iluminan,

La tierra de mis sueños,

Donde te encuentro.

Te protegeré:

No tengas miedo,

Porque la luna está en el cielo,

Y te doy mi valor y mi luz.

Quiero oír tu voz,

Desde los rios donde nos alojamos -

Los rios que reflejan el paisaje,

De la vida que construyeramos.

Pero por ahora, atravesando mi calma,

Para que podrás sanar mi alma,

Estás etéreamente sublime,

Sonriendo a mi desde la cama.

No hay un punto final,

Entre dos líneas paralelas,

Su inevitable trayectoria infinita,

Está encendido por las velas.

Al cierre del día,

Cuando el horizonte ha extinguido mi melodía,

Continuaremos en el suelo,

Como parte de los ciruelos.

The End

0 comments about this poem Feed